PRODUCCIÓN MANUFACTURERA AUMENTA UN 4,3% EN LA REGIÓN DEL BIOBÍO  

1/2

Las actividades que más incrementaron su producción fueron: elaboración de coque, productos de la purificación del petróleo y combustible nuclear. Mientras que la producción de madera y corcho, excepto muebles, mostraron un descenso.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE), entregó el índice de la actividad manufacturera de la Región, que indicó que a marzo de 2018, la creación de productos en el Biobío aumentó en un 4,3% comparado con igual mes del año anterior, tendencia observada por tercer mes consecutivo.


El incremento se debió fundamentalmente al resultado positivo que experimentaron la industria manufacturera regional, la venta de supermercados y la generación y distribución de energía eléctrica, específicamente, a través de la fabricación de coque, productos de la refinación del petróleo y combustible nuclear, productos alimenticios-bebidas y fabricación de metales comunes.


El director ejecutivo de CETMA, José Antonio Carrasco, comentó: “Lo más relevante del aumento de la producción manufacturera, es la tendencia que se ha venido acumulando, en ese sentido, vemos que no se trata de un alza puntual, sino que un incremento que con buenas proyecciones”.


Además, agregó: “esto es un indicador de que se perciben buenas señales en el mercado que justifican una mayor producción industrial. Esto permite mejorar también las proyecciones de las empresas proveedoras de la industria, siendo una buena parte de ellas, las de menor tamaño”. Sostuvo.


En cambio, la actividad que tuvo una disminución productiva, siendo una de las principales incidencias negativas del índice, fue la elaboración de madera y construcción de productos de madera y corcho, excepto muebles, anotando un descenso interanual de 8,8%, siendo la actividad con mayor incidencia negativa en el indicador con 2,355 puntos porcentuales.


El director de CETMA, expresó: “En el caso de la madera y derivados, estimo que refleja el gran efecto que tuvieron los incendios forestales del año pasado, que significaron un impacto proporcionalmente mayor en las empresas de menor tamaño en cuanto al abastecimiento de madera de calidad y de acuerdo a esto, las Pymes tienen un desafío importante de asegurar y optimizar la disponibilidad de materia prima.”